Noticias

Los eventos rivales de Trump y DeSanti resaltan la división republicana de EE. UU.

Washington DC – Un cisma en el movimiento conservador de EE. UU. está en exhibición entre los republicanos, con los presuntos candidatos presidenciales compitiendo en eventos importantes separados y distritos electorales divididos en temas como la ayuda a Ucrania, el consumición en defensa, el techo de la deuda y el papel del gobierno de EE. UU.

El expresidente Donald Trump, quien ya ha evidente su intención de postularse para un segundo mandato en 2024, encabezará la Conferencia de Entusiasmo Política Conservadora (CPAC) anual, que comenzó esta semana en las alloz de Washington, DC. Una vez que el evento dominante en la política conservadora, ha perdido parte de su brillo al adoptar el electorado Make America Great Again (MAGA) de Trump.

El regidor de Florida, Ron DeSantis, considerado el competidor más cachas de Trump, se salta el CPAC a atención de un retiro exclusivo de donantes patrocinado por la ordenamiento conservadora anti-impuestos Club For Growth. Trump, una vez apoyado por el clan, no ha sido invitado a la reunión a puertas cerradas que se lleva a mango en Palm Beach, Florida, cerca de su propiedad en Mar-a-Estero.

Los eventos de duelo han dividido a los republicanos prominentes que sirvieron bajo Trump, con el exsecretario de Estado Mike Pompeo eligiendo CPAC, el exvicepresidente Mike Pence dirigiéndose al retiro y Nikki Haley, embajadora de Estados Unidos delante las Naciones Unidas bajo Trump, hablando en los dos. Haley anunció su candidatura presidencial para 2024 el mes pasado.

“Siempre hay divisiones adentro de los partidos, y se amplifican con las primarias presidenciales”, dijo el asesor republicano Doug Heye a Al Jazeera. No está claro en este momento qué tan magnate es la brecha republicana, dijo.

DeSantis aún no ha evidente su candidatura, pero ya está actuando como un hombre en el muñón mientras recorre el país para promocionar su nuevo obra, The Courage to be Free, que presenta su memorándum política.

El regidor ha señalado su memorándum conservadora y se ganó el elogio de muchos de la derecha al firmar una serie de leyes, incluso sobre cuestiones culturales, así como al poner un final a las empresas estadounidenses, algunos de sus objetivos favoritos.

El lunes, DeSantis firmó un esquema de ley para poner fin al estado de autogobierno de Disney World a posteriori de que la compañía criticara el año pasado su Ley de derechos de los padres en la educación, que limitaba la educación sobre identidad de carácter y orientación sexual. La postura dura de DeSantis sobre las grandes empresas contrasta marcadamente con el sobo precursor de muchos republicanos. “En este entorno, el republicanismo de la vieja escuela no está a la categoría”, escribió DeSantis en su obra.

A principios de esta semana, Trump dio a conocer una propuesta comercial que seguiría su precursor fila dura con China. Sus políticas, que exigen aranceles básicos universales y la revocación del status comercial de nación más favorecida de Beijing, enfurecieron a un gran electorado republicano: los estadounidenses rurales, incluidos los agricultores que dependen del mercado chino.

Los posibles candidatos presidenciales enfrentarán desafíos en un movimiento conservador de hoy compuesto por filosofías diferentes y, a veces, contradictorias.

«Aún no está claro si alguna división es veterano o beocio que en el pasado. ¿Cómo [the] el techo de la deuda que se maneja puede estar diciendo esto”, dijo Heye.

Elevar o suspender el techo de la deuda de EE. UU., la cantidad que se le permite deber a EE. UU., es responsabilidad del Congreso, que lo ha hecho 20 veces desde 2002. Pero algunos conservadores quieren más cortaduras antaño de considerar elevar el techo de la deuda de la nación. y amenaza con permitir que EE. UU. entre en incumplimiento en lado de ceder. Un incumplimiento, sin precedentes en la historia de Estados Unidos, tendría consecuencias desastrosas para su finanzas.

Los republicanos siquiera están de acuerdo con los gastos de defensa. Un gran presupuesto de defensa alguna vez fue una prioridad global del partido, pero algunos en la derecha política quieren cortaduras presupuestarios para incluir la defensa para achicar el consumición federal. Sus oponentes argumentan que va en contra de los ideales conservadores.

El apoyo marcial y financiero de Estados Unidos a Ucrania asimismo ha dividido a los conservadores.

«Trabajaré con todos y cada uno… para poner fin a las guerras… para dejar de remitir efectivo a Ucrania», dijo el representante de Florida Matt Gaetz, republicano, en la Conferencia Conservadora Turning Point en enero. Trump asimismo ha sido crítico con las acciones del presidente demócrata Joe Biden en Ucrania.

“Si ves y entiendes las acciones que Biden está tomando contra Ucrania, nos está empujando sistemáticamente, pero quizás inconscientemente, a lo que pronto podría ser la Tercera Aniquilamiento Mundial”, dijo Trump en Truth Social, su plataforma de redes sociales.

DeSantis le dijo a Fox News el mes pasado que la ayuda de Estados Unidos era poco más que «un cheque en blanco».

Otros republicanos que se postulan o se demora que se postulen para presidente no están de acuerdo. Cuando se le preguntó si Estados Unidos debería simplemente inaugurar la chequera, Haley le dijo a Fox News: «No deberíamos remitir cheques en blanco. No deberíamos poner tropas en el dominio. Deberíamos darles equipo para defenderse porque es una aniquilamiento que ellos estamos ganando. Esta no es una aniquilamiento sobre Rusia y Ucrania. Se alcahuetería de la emancipación. Y es una aniquilamiento que vamos a superar».

El exvicepresidente Mike Pence estuvo de acuerdo. «Tenemos que permanecer en la lucha», dijo en otro software de Fox News. «Es absolutamente crucial que lo veamos».

La consultora republicana Alice Stewart llamó a los miembros del partido que quieren poner fin a la ayuda a Ucrania una «minoría vocal».

«La mayoría de los republicanos entienden la penuria y el valencia de apoyar a Ucrania», explicó, pero quieren más transparencia sobre cómo se gasta el efectivo.

Si perfectamente algunas de las diferencias políticas en el movimiento pueden ser marcadas, el corrido líder republicano Saul Anuzis le dijo a Al Jazeera que la división era saludable para la causa conservadora.

«En universal, es un movimiento de centro-derecha que se une» para oponerse a la memorándum demócrata, dijo Anuzis, exlíder del Partido Republicano del Estado de Michigan. Lo llamó una «progresión natural» de crecimiento a medida que el movimiento se hace más magnate y más amplio.

Una indicación de qué valía es dominante podría provenir de la investigación de opinión de CPAC, que solía ser un cachas indicador del apoyo conservador a un candidato.

«Los resultados de eso serán interesantes», dijo Stewart.

Trump ha sido criticado por un tardo eclosión de campaña a posteriori de anunciar su candidatura a la reelección en noviembre. El discurso de CPAC es uno de los pocos eventos importantes que ha hexaedro desde entonces. Ha definido principalmente su actividad de campaña a propagar documentos de política y propagar críticas a DeSantis en sus redes sociales, así como numerosos ataques a sus objetivos favoritos, Biden y los medios.

Si a Trump no le va perfectamente en la investigación de opinión, podría crear dudas sobre su campaña. Si otro candidato se desempeña mejor de lo esperado, es probable que obtenga un impulso.

También puede gustarte...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *